jueves, 1 de diciembre de 2011

MIL MARIPOSAS



Dulces como la miel
Son tus besos
Prenden el fuego de mi cuerpo
Con solo el roce de tus labios
Mi cuerpo se convierte en puro fuego
Enciendes la pasión en mí
Me vuelves loco de amor

Al fin mi vida cobra sentido
Mil mariposas revolotean en mi estomago
Millones de flores cubren de pasión
Esta historia de amor devolviéndole
El sentido a este hasta ahora
Triste corazón

martes, 29 de noviembre de 2011

MEDIO CAPITULO DE UNA DE MIS NUEVAS HISTORIAS





Capitulo 1



Luis no podía dormir, eran las tres de la mañana y todavía tenía los ojos como platos, sin poder parar de moverse, estaba seguro que de seguir así tampoco iba a dejar dormir a su esposa por lo que decidió levantarse e ir a dar un paseo, la noche era fría así que se abrigo bien se puso su anorak de forro polar, un gorro de lana y sus inseparables guantes, cuando se disponía a salir un ladrido le hizo ver que Negrito un labrador que recogieron sus hijos de la calle también quería salir de paseo, así que le puso el collar y los dos salieron a la calle.
La casa de Luis esta en las afueras de un pueblecito agrícola, de noche y desde la montaña parece una estrella, de casualidad sus calles tienen forma de estrella, muchos dicen que se parece a la famosa estrella de navidad,
El pueblo está situado en lo alto de un pequeño monte sus calles forman cinco puntas y en medio se sitúa la iglesia en lo mas alto el campanario ilumina la mitad del pueblo, la calle principal se alarga acabando en tres puntas dándole la peculiar forma de cometa.
Cada vez que Luis se siente deprimido o el dolor es tan fuerte que no lo deja dormir suele subir al monte, desde allí puede ver las urbanizaciones ¡los pinares! La verdad es que es un entorno idílico, detrás de la montaña está el mar, desde lo más alto se pueden divisar las islas baleares que de noche es una piña de parpadeantes luces doradas.


Esa noche es clara y con luna llena, Luis decide coger el coche y subir con Negrito a la cima, respirar aire puro y fresco todo hay que decirlo, una vez arriba decide aparcar el coche y a la luz de la luna dar un paseo, Negrito salió corriendo saltando y jugando con una piedra mientras Luis con el móvil se dispone a sacar fotografías de la luna reflejada en el mar, aquella panorámica era preciosa y no podía dejar de plasmarla para su recuerdo y para mostrarla a sus amigos del facebook, de repente sintió a sus espaldas un fogonazo, se dio la vuelta y vio como una luz brillante se dirigía hasta ellos, asustado Luis llamo a Negrito y salieron corriendo en dirección al coche pero no le dio tiempo a llegar, una enorme nave ovalada se paro justo encima de sus cabezas, Luis intento sacarle fotos con su móvil pero este se había bloqueado y no había forma de ponerlo en marcha, ni siquiera lo podía activar, de repente de la base de la nave apareció una luz blanca muy potente y como si flotase una silueta apareció y bajo, situándose justo a su lado, parecía la silueta de una mujer pero no la podía distinguir bien debido a la fuerte luz, cuando la luz desapareció pudo ver el rostro de aquel ser angelical, sus rasgos eran los de una mujer joven de no mas de veinticinco años, su pelo casi blanco su piel parecía transparente, vestía una túnica ajustada al cuerpo que entreveía su cuerpo de mujer unas manos perfectas unos dedos largos y finos toda ella parecía una holografía sus ojos verdes su nariz afilada su boca pequeña y entre el pelo largo y lacio asomaban las puntas de las orejas un tanto puntiagudas, la verdad es que el miedo que en principio sintió Luis fue desapareciendo gracias a los rasgos angelicales de aquel ser que por su mirada transmitía bondad.

-          ¡hola Luis!
-          ¿sabes mi nombre?
-          Se mucho de ti….
-          ¿Cómo es posible? ¿Quién eres? ¿de donde vienes? Un montón de preguntas lo invadieron.
-          Mi nombre no podrías pronunciarlo pero puedes llamarme ¡Nadine!
-          Nadine! ¿y porque Nadine?
-          Sé que has estado leyendo un libro que te ha marcado mucho, así se llama su protagonista y sé que significa mucho para ti, si quieres me puedes llamar así.
Luis había comprado ese libro en su último viaje a México, un libro que le había ayudado mucho a superar un gran bache en su vida, las historias allí contadas le servían como bálsamo a su alma ya que su vida no había sido nada fácil, pero Luis había regalado el libro a un joven que había enfermado de cáncer y que estaba muy abatido, pensando que le sería fácil encontrar otro ejemplar, lo que no imaginaba es que ya no quedaba un solo ejemplar en el mercado, Luis lo encontró en una antigua librería que parecía de venta de libros usados pero este estaba totalmente nuevo le llamo la atención la portada por el título NADINE LA HIJA DE LAS ESTRELLAS.
-          ¡Nadine!! Es cierto mucho he soñado con aquella niña que conocí a través de la lectura de aquel libro, pero tú no eres aquella niña.
-          ¿y cómo esta tan seguro?
-          Es cierto que tus ojos me recuerdan a las ilustraciones de aquel libro, pero Nadine es una niña y tú por tú aspecto debes de tener ¿25 años?
-          726 para ser exactos la medida de vuestro tiempo
-          ¿queeeee? ¡Eso no es posible!
-          Como estás viendo sí que lo es, si vienes conmigo podrás entenderlo.
-          ¡No puedo mi mujer e hijos!
-          Confía en mi estarás de vuelta mucho antes de que despierten, ¡mira!
Nadine saco algo que parecía una pantallita de televisión, paso un dedo por encima y apareció ¡una imagen! Era su esposa durmiendo, Nadine volvió a pasar el dedo y vio a sus hijos durmiendo plácidamente.
-          Está bien pero prométeme que estaremos aquí antes de que despierten.
Luis había soñado toda su vida en subir a una de esas naves.
-          Ven acércate a mí.
Con algo de miedo Luis se acercó a Nadine y como si fuesen succionados por el mismo aire, los dos junto a Negrito fueron transportados hasta la nave.
-          ¡Wow!! Exclamo Luis, una sala enorme, tan iluminada que le costaba mantener los ojos abiertos, Nadine noto que la luz molestaba a Luis y pronunciando unas palabras que Luis no entendió aquellas luces se atenuaron, entonces pudo ver toda aquella enorme sala, que estaba rodeada por grandes ventanales parecidas a pantallas de plasma que dejaban ver el exterior fuera todo estaba oscuro.
-          ¿Cuándo partimos?
-          Ya lo hicimos, mira acércate.
Luis se acercó y de un brinco casi cayó al suelo se sintió algo mareado, pudo ver todo el planeta, azul y blanco, las nubes parecían algodones, aquella vista era impresionante.
Estoy aquí porque te haces muchas preguntas y lo estás pasando mal.
Cada día te preguntas ¿Por qué tú?, ¿por qué no puedes avanzar? ¿Por qué? tu vida ha quedado estancada, ¿Por qué Dios no te hace caso? Si eres una buena persona, llena de amor, das todo el cariño que puedes he intentas hacer las cosas lo mejor que puedes.
¿Por qué si sabes y estas seguro de que dios existe no hace nada para que esto cambie?
Has reusado de tu libre albedrio muchas veces y te has puesto en manos de dios infinidad de veces y aun así no hay cambios en tu vida, has recibido muchos golpes, pero aun así confías en dios y lo amas.
Por eso estoy aquí, ven quiero que veas algo, de momento recuéstate aquí, descansa un poco en breve habremos llegado a nuestro destino.
-          Pero Nadine, ¿mi familia?
-          No te preocupes, el tiempo pasa de una forma diferente al que tú crees, descansa.
Luis cerro los ojos, Negrito que había estado a su lado en todo momento se encontraba tranquilo, parecía que conocía todo aquello, ni siquiera un ladrido, ni siquiera mostro un poco de miedo, Luis cerró los ojos y a los pocos minutos Nadine había vuelto.
-          Ya hemos llegado ¡ven! Bajemos hay alguien que nos espera.
Al igual que subieron a aquella nave, bajaron, un haz de luz se abrió bajo sus pies y como si de un ascensor se tratara, bajaron de aquella mole, Luis quedo fascinado por la belleza de aquel paisaje, el cielo era azul, un azul intenso, la temperatura era ideal quizá uso 23 o 24 grados Los campos tenían un color marrón oscuro, y la vegetación era exuberante habían flores de todos los colores imaginables, una pequeña senda llevaba hasta una casa que parecía de madera pero su color era plateado como metálico y parecía despedir luz propia, aquello era increíblemente hermoso.
-          Ven nos esperan dijo Nadine
-          ¿Quién nos espera?
-          Pronto lo sabrás.
Nadine acerco su mano a la puerta y esta se abrió sin tocarla.
-          Hola hijos míos dijo alguien aunque allí no había nadie, la voz sonó desde dentro parecía venir de alguna habitación contigua.
-          Pasad al salón en seguida estoy con vosotros
la voz sonaba potente como de alguien mayor, Nadine miro a Luis y esbozo una sonrisa, la cara de Luis era todo un poema estaba nervioso y no entendía nada, pensó que lo más seguro es que estaría soñando, pero todo aquello parecía tan real, de pronto unos seres pequeñitos salieron como de la nada, les traían bebida y comida, una especie de jarra con té o algo parecido y unas pastitas que les fueron ofrecidas en cuanto se sentaron, Luis se puso una en la boca y sintió un agradable sabor y una textura que jamás había probado, aquello era realmente delicioso, tomo un sorbo de aquel brebaje, estaba realmente bueno, dulce en su justa medida, ni poco ni demasiado, justo como a él le gustaba.
-          Hola hijos míos
Un hombre de cabellos largos, blancos y lacios, con una cara que no aparentaba más de 40 años, aunque sin una sola arruga apareció ante ellos.
-          Hola papa dijo Nadine
-          Hola hijita, hola hijo mío
-          ¿hijo? No entiendo ¡nada!

CANTOS DE AMOR



Cual susurro que embelesa y enamora
Así es tu voz altanera
Me embriaga y me rompe los esquemas
De mi vida placida y pasajera
No puedo dejar de sentirte
Tal ave que enamora con su canto

Como alas rotas surcando el cielo
Vuelo tratando de mantenerme en lo alto
Lo más seguro es que mis alas
Se dobleguen
Al escuchar ese canto que
Me deja borracho y sin sentido
Esperando el momento
En el que podamos volar juntos
Surcando el cielo
Con tus cantos
Y ese amor que tanto ansió.


lunes, 28 de noviembre de 2011

TU




Tú has cambiado mi vida,
Solo no puedo vivirla,
Eres tú la que me ilumina,
La que da alegría a mis días,
Tú pones un arco iris
Allá donde no sale el sol,
Le das color a mis días
Aunque la lluvia no deje de caer,
Te necesito a mi lado porque
Sin ti no puedo existir,
Quiero sentir de nuevo mariposas
Revolotear en mi estómago,
Quiero aprender a volar,
Aunque no tenga alas
Quiero sentirte tan cerca
Que tu calor me queme la piel
Quiero ser parte de tu vida y
Que tú seas parte de la mía
Quiero escribir poesías
Y que tú seas mi musa.