sábado, 10 de marzo de 2012

VERDADERAS MENTIRAS



Como cada mañana
salgo acomodado
con un libro bajo el brazo,
mi cómoda silla de respaldo alto,
me siento bajo el cielo azul
solo teñido por pequeñas nubes grises,
¿todo felicidad?
o ¿todo placida mentira?
todo aparenta  paz y tranquilidad,
pero solo hay que mirar un poco más allá
para ver el veneno de los sapos,
la traición de las yenas,
la fiereza de los lobos,
no, no son los animales
somos nosotros los mismos humanos
que no nos soportamos.