sábado, 10 de septiembre de 2011

HOY VI LLORAR A DIOS



Hoy vi llorar a Dios
Ante mí un niño tirado en el suelo
Bañado en su propia sangre
Sus pantalones mojados
Resultado del miedo y estupor
Al ver unos hombres armados
Caminando hacia el con sus armas alzadas
Gritando por la paz y en el nombre de Dios

Un disparo sonó la bala lo traspaso
Llorando sin poder soltar una sola lagrima
Alzo la voz al cielo suplicando al señor
Que le deje conocer un poco de bondad
Aunque solo sea una sola vez

Triste estaba Dios ya era tarde para esta vida
El niño cerró los ojos
Y al cerrarlos vio a Dios llorando
Ofreciéndole al niño un mundo
Repleto de paz y amor

El niño tomo una bocanada de aire
En su nuevo mundo
Un mundo cargado de bondad de paz y de amor
Justo lo que tanto anhelo
Basta ya de guerras
Basta ya de tanto dolor
Así lo desea el niño
Así lo quiere Dios.
Chente Devesa 02/11/2010

jueves, 8 de septiembre de 2011

Entrevista a Jaume Sanllorente por Marta Fuentes Pila para Actual Magacine


Jaume Sanllorente: “Me hice pasar por un proxeneta 
para escribir mi libro”

@Marta Pino.- Madrid (17/07/2011)
Periodista y fundador de la ONG “Sonrisas de Bombay”, 
Jaume Sanllorente
condecorado hace dos años con la Cruz Oficial 
de la Orden del Mérito Civil, anda estos días 
por toda la geografía española promocionando 
su libro “La canción de la concubina” (Ed. Espasa),
en la que nos acerca a 
una realidad impresionante y mal conocida: la 
del tráfico de seres humanos y la de las personas que dedican 
su vida a luchar contra él.
A.M. ¿Cómo y cuándo surge la idea de la novela?
J.S. Después de publicar “Sonrisas de Bombay”, la editorial 
se puso en contacto conmigo para proponerme 
en varias ocasiones que escribiese otro libro. Yo estaba dispuesto a 
rechazar cualquier propuesta, porque creía que me iban a 
pedir una segunda parte de mi anterior libro, pero no fue así. 
Cuando me propusieron que escribiera una obra de ficción, 
me quedé alucinado, les contesté que lo pensaría 
y al cabo de dos días, les dije que sí.
A.M. ¿Qué quieres transmitir con esta obra?
J.S. Tenía claro que quería denunciar el tráfico humano 
en su versión de esclavitud sexual. Para ello, me fui a Manila 
y me hice pasar por un proxeneta que quería comprar veinte chicas, 
algunas de dieciséis años o o incluso menores 
que se encontraban metidas en jaulas. Fue durísimo verlo. 
De hecho, mi padre siempre me dice si no puedo hacer algo 
normal en mi vida (risas) Así entré en aquellos círculos, 
porque quería hacer una ficción verosímil y que aportase algo. 
Y descubrí, entre otras cosas, que España figura 
entre los principales países de destino dedicados a la prostitución.
A.M. ¿Los datos que da son reales?

J.S. Contrastados con las oficinas de Naciones Unidas. 
Hay personajes que quieren que quede claro 
que el bueno es bueno y el malo muy malo.
A.M. ¿Los hay tan malvados como Gerardo Medina, 
que compra a las jóvenes para sus burdeles?
J.S.Y más malos, personas sin alma. De hecho no he sido capaz de 
decir más cosas, de relatar el interior del personaje del padre 
que vende a sus hijas. He querido hacer una novela 
que atrape a los lectores, no un dramón. Por eso tiene intriga, 
suspense, amor, todos los factores que a mí me gustaría encontrar.
A.M. Los personajes son producto de tu imaginación, 
pero creados a partir de personajes reales. ¿Te encuentras entre ellos?

J.S. (Risas) Sí, creo que sería una mezcla de Glenda y Quique.

Entrevista a Jaume Sanllorente por Marta Fuentes Pila para Actual Magacine



Jaume Sanllorente: “Me hice pasar por un proxeneta 
para escribir mi libro”

@Marta Pino.- Madrid (17/07/2011)
Periodista y fundador de la ONG “Sonrisas de Bombay”, 
Jaume Sanllorente
condecorado hace dos años con la Cruz Oficial 
de la Orden del Mérito Civil, anda estos días 
por toda la geografía española promocionando 
su libro “La canción de la concubina” (Ed. Espasa),
en la que nos acerca a 
una realidad impresionante y mal conocida: la 
del tráfico de seres humanos y la de las personas que dedican 
su vida a luchar contra él.
A.M. ¿Cómo y cuándo surge la idea de la novela?
J.S. Después de publicar “Sonrisas de Bombay”, la editorial 
se puso en contacto conmigo para proponerme 
en varias ocasiones que escribiese otro libro. Yo estaba dispuesto a 
rechazar cualquier propuesta, porque creía que me iban a 
pedir una segunda parte de mi anterior libro, pero no fue así. 
Cuando me propusieron que escribiera una obra de ficción, 
me quedé alucinado, les contesté que lo pensaría 
y al cabo de dos días, les dije que sí.
A.M. ¿Qué quieres transmitir con esta obra?
J.S. Tenía claro que quería denunciar el tráfico humano 
en su versión de esclavitud sexual. Para ello, me fui a Manila 
y me hice pasar por un proxeneta que quería comprar veinte chicas, 
algunas de dieciséis años o o incluso menores 
que se encontraban metidas en jaulas. Fue durísimo verlo. 
De hecho, mi padre siempre me dice si no puedo hacer algo 
normal en mi vida (risas) Así entré en aquellos círculos, 
porque quería hacer una ficción verosímil y que aportase algo. 
Y descubrí, entre otras cosas, que España figura 
entre los principales países de destino dedicados a la prostitución.
A.M. ¿Los datos que da son reales?

J.S. Contrastados con las oficinas de Naciones Unidas. 
Hay personajes que quieren que quede claro 
que el bueno es bueno y el malo muy malo.
A.M. ¿Los hay tan malvados como Gerardo Medina, 
que compra a las jóvenes para sus burdeles?
J.S.Y más malos, personas sin alma. De hecho no he sido capaz de 
decir más cosas, de relatar el interior del personaje del padre 
que vende a sus hijas. He querido hacer una novela 
que atrape a los lectores, no un dramón. Por eso tiene intriga, 
suspense, amor, todos los factores que a mí me gustaría encontrar.
A.M. Los personajes son producto de tu imaginación, 
pero creados a partir de personajes reales. ¿Te encuentras entre ellos?
J.S. (Risas) Sí, creo que sería una mezcla de Glenda y Quique.

VOY HASTA EL CIELO



Dime que me quieres,
Dame un beso, haz que
Mi sangre hierva hasta
Caer rendido a tus pies.

Voy hasta el cielo y
Te recojo todas
Las estrellas
Que en el firmamento
Existan, ámame
Como solo tú sabes amar,
Haz que caiga extasiado
Por tu esencia de mujer.

Bésame hasta
Que mi cuerpo caiga
Desmayado de tanto placer.

Yo te cubriré de besos,
Te amare hasta que
Caigas rendida y te
Duela el cuerpo
De tanto amar.
® Chente Devesa 08/09/2011