sábado, 1 de junio de 2013

ÁRBOL DE LA VIDA.


Eres un árbol de hojas perennes,
eternas, hermosas, llenas de vida,
llenas de amor. Un árbol que nunca caduca,
su belleza traspasa la cordura
y va más allá de lo que la ansiedad pretende,
eres árbol cuya vida lucha por no ser extinguida;
Ni por el azote de la tempestad 
ni por las lágrimas caídas.
Porque ¡tú! Árbol de la vida, fuiste plantado por manos divinas,
manos que no entienden de penas,
sólo saben de amor y letanías.
Hojas perennes que jamás caen
por muy adversa que sea la vida.
Asi eres ¡tú! árbol al que Dios le dio vida.