jueves, 5 de septiembre de 2013

SOLEDAD INEXISTENTE.




La lluvia sigue golpeando mi ventana,
el frío me acribilla,
mi mundo no es el que conocí a tu lado,
estoy en soledad viviendo mi destino,
llorando ese vacío difícil de ocultar.

No soporto el dolor
de no tener el amor que soñé, 


mi cuerpo se resiste a creer que ya no estás, 

cada día te extraño más.

Miro a través de mi ventana,
no sé qué hacer, estoy ausente
en una inexistente soledad.
Mi alma alimenta mi dolor,
a mi mente llegó la oscuridad
sin ocultar el vacío  de no tenerte.

Camino sin destino, sufriendo en mis carnes 

lo que nunca pensé que podría pasar, 

andando un camino, que me lleva

a esa soledad inexistente.