viernes, 22 de abril de 2011

LLORO TU MUERTE.

Me pregunto porque no
encuentro mi norte,
sin ti no subsisto
dame un abrazo cariñosamente,
dame mi credo.


Abrázame fuerte,
dame todo el amor que solo
¡tú! hermano, puedes darme.

Prefiero morir a seguir
sin verte,
en estos días, el recuerdo de
tu muerte,
tu dolor,
es causa de mí estremecer.

Veo tus manos dobladas,
tus cabellos empapados
en sangre y sudor,
tu cara agonizante,
tu costado traspasado
por una lanza que no teme
a la muerte,
tus pies descalzos arrastrando tu suerte.

¡Hermano! hoy me duele no verte
por estas pedregosas calles
que huelen a feliz niñez.

Que suerte la mía por conocerte,
¡hoy! por desgracia, lloro tu ausencia,
mi cabeza se acurruca y esconde
por no verte abrazar a la muerte.

Aunque sé que tu fe
te hará volver a ser
ese hermano complaciente.

De tanto llorar mis
lagrimas queman como el ardiente sol,
en nada más puedo pensar
que no sea en tu muerte.

Espero ver cumplida tu promesa
hecha bajo aquella cruz
con olor a madera y sangre.

Espero tu regreso y que me abraces fuerte.
Habría preferido mil veces morir junto a ti,
a no volver a verte.

Recuerdo tu amor y mi cara se ilumina
al verte…

¡Hermano!
Que dios bendiga tu suerte….
https://images-blogger-opensocial.googleusercontent.com/gadgets/proxy?url=http%3A%2F%2F2.bp.blogspot.com%2F-uhkz3GD4jEU%2FTbHGqcAQQAI%2FAAAAAAAAAS0%2FSjsloA652ME%2Fs1600%2Fimages%2B%2525282%252529.jpg&container=blogger&gadget=a&rewriteMime=image%2F*


Chente Devesa 22/04/2011