sábado, 28 de julio de 2012

VIVO SOÑANDO



Ante la inmensidad del mar Mediterráneo
plácidamente duermo.
Qué bello es soñar tus besos,
el dulce sabor de tus labios
me devuelve la juventud perdida
ante la inmensidad del mar.
Mis ojos se cierran y sueño que una lágrima tuya
resbala por tu mejilla;
mis labios la recogen.
La tibieza de tu mirar se junta con la
grandiosidad del mar, ¡y así!, junto al azul
del cielo y el verde mar,
sueño con tu mirar.

Ojos azabache, negros cabellos,
dulce sonrisa que por mí suspira,
mis ojos reposan ante un cielo azul
mi piel se estremece al sentir tu piel,
mi cuerpo rejuvenece al sentir tu cuerpo,
mis penas por fin desaparecen
y ante este mar Mediterráneo,
vivo soñando.


Chente Devesa 2012.