martes, 30 de octubre de 2012

Y SOÑANDO SOÑÉ QUE SOÑABA








Y soñando, soñé que soñaba en que un día te encontraba,
no eran ideas mías, ¡no! era una realidad, soñaba
que soñé, Pero ¡no! no eran sueños, era la realidad
que siempre esperé.
Y esperando verte, tenerte, tocarte, besarte, esperé
y al fin te encontré, no fue casualidad, fue causalidad.
Porque así tenía que ser, porque solo de sueños no se puede vivir
y la espera se hace eterna aunque no lo sea, ahora soy feliz,
porque un día soñando soñé que soñaba que te encontraba
y ese día te encontré.