miércoles, 26 de octubre de 2011

EN OCASIONES



En ocasiones miro al mar
Y veo el azul de tu mirar
En ocasiones miro al cielo
Y veo tu cuerpo brillar
En ocasiones miro las estrellas
Y veo tu alma repleta de destellantes
Brillos como las propias estrellas
Que iluminan las noches
En las que no estas
En ocasiones miro la luna
Y entonces me regocijo
Por toda la belleza que Dios me da.