viernes, 10 de febrero de 2012

FUE EL DESTINO, ¡NO YO!



Fue el destino quien te encontró,
ahora vives en mi corazón,
fue el destino quien  te convirtió
en amuleto para mi corazón,
convierte mis ojos en tu santuario.

Quiero ser tu ángel,
quiero serlo todo para ti,
quiero convertir un suspiro
en las alas que me eleven al cielo,
que las noches se conviertan en día,
quiero convertir mi amor
en gozo para tu corazón
y que un abrazo tuyo
me devuelva la alegría
que tanto soñé,
quiero serlo todo para ti,
no solo un sueño de amor.