miércoles, 26 de septiembre de 2012

LA VIDA VALE MUCHO MÁS QUE EL ORO





Hoy he visto la cara del desconcierto.
Cientos, quizá miles de personas sin un destino cierto. Hace unos meses lo tenían todo, coche, comida y techo, hoy... no les queda nada.Sin morada, engañados, robados, ultrajados y desahuciados por protestar, incluso apaleados.
Hasta ahora España ha mantenido el temple de aguantar callada todo tipo de vejaciónes, pero cuando se trata de dar de comer y darletecho a los hijos, la cosa cambia: entonces no se nos puede acallar.
Hay que hacer algo, y si es salir a la calle a reivindicar lo que es nuestro, pues salimos, pero que no se nos apalee por pedir un poco de amparo, que una vida vale más que todo el oro que reposa muerto de risa, burlándose de nosotros.
Porque somos tan tontos  que nos matamos por algoque solo sirve para engalanar nuestro cuerpo. ¿Acaso un pedazo de metal amarillo vale más que la vida de nuestro prójimo?
Triste realidad: los humanos nos perdemos por la riqueza, y no nos damos cuenta de lo que realmente vale la pena: la sonrisa de un niño, no se paga con nada, la salud. no hay suficiente dinero en el mundo que la pueda pagar, la felicidad ante las cosas más simples debería sernos suficiente. Ojalá abramos los ojos y no nos perdamos en el cruel abismo de la ignorancia.