lunes, 17 de septiembre de 2012

SIN SABER QUÉ HACER



Me fui a la mar.
En la orilla me senté
sin saber qué hacer...
Cien chinitas le lancé.
La mar cien olas me devolvió,
y aunque no las conté,
sé que fueron cien
una por cada chinita que lancé