sábado, 30 de enero de 2016

ETERNO SUEÑO.




Vivo este eterno anochecer,
demasiado tiempo atrincherado
Entre cuatro paredes,
mucho tiempo, demasiado tiempo.

Mucho tiempo sin ver tu rostro,
demasiado tiempo, mucho tiempo.
Demasiado tiempo sin tocarte,
ni oírte, ni sentirte.

¡Ay! cuánto tiempo sin tu cuerpo,
cálido como sol de verano:
Demasiado tiempo.

Demasiado tiempo viendo cultivar
campos de bombas llenas de odio,
odio pasado que resiste al olvido.

Aun cuando la fértil tierra cambia las bombas
por roja adormidera de sueños imperecederos.

Cuánto tiempo en este jardín sombrío,
recolectando cuerpos mutilados,

¡Sí! Mucho tiempo, ¡demasiado tiempo!


Chente Devesa 2016.