jueves, 28 de enero de 2016

LUNA PERDIDA.

Calidez en tus palabras,
calidez en tus letras,
me abrasas si te miro
enciendes y apagas mis sueños
como lampalagua en su escondrijo.

Tu voz, ascuas ardientes,
tu cuerpo, orquesta de violines
que enloquecen como brisa de verano,
que refresca la lava de soles peregrinos.

Ay de mí, fresca luna sin atmósfera
que deambula tras de ti,
me conviertes en meteorito perdido
atraído como imán de un solo polo.

Dejaré mi huella en las cenizas
de una destrucción masiva.


® Chente Devesa invierno 2016