lunes, 22 de octubre de 2012

FELICIDAD EFÍMERA




El silencio aturde mis sentidos,
necesito del bullicio, de la luz,
de la fuerza de la vida,
de las risas de los niños,
de la felicidad que muestran
las caras de la gente que ríe,
yo no soy de los que aman la soledad
aunque alguna vez la busque,
eso no significa que con ella
sea feliz.





Nacemos para ser felices
pero nos empeñamos en complicarnos la vida
y buscar la felicidad en la riqueza
pero la riqueza sólo nos llega por añadidura
sólo cuando verdaderamente la necesitamos
viene a nosotros; si amamos la riqueza
jamás podremos ser felices
pues la felicidad que nos da la riqueza
es tan efímera como la felicidad completa.