domingo, 26 de junio de 2011

UNA FLOR LLAMADA AMOR

A través de mi ventana te vi llegar, dudaste unos segundos, casi diste la vuelta por un momento pensé que te irías pero pudo mas tu amor por mí, llamaste insistentemente.
El reflejo de una lágrima resbalando por tu mejilla me hizo dudar, por un momento quise abrirte pero pudo más mi orgullo
El recuerdo de tu último desplante.
Diste media vuelta bajaste el primer escalón, dudaste!
Mientras! Yo! moria por miedo de perderte
Me quite la ropa de un tirón, me envolví en una toalla y abrí la puerta, por escusa te dije que estaba preparándome para ducharme, me abrazaste y me pediste perdón, aunque mi alma estaba dolida por tu cruel desplante te dije, tranquila todo está bien, necesito que me ames.
Tú me agarraste me empujaste hasta el sofá y allí con furia hicimos el amor como quien no lo hace desde años, mi espalda pago tu necesidad de amar, me besaste y con tu saliva curaste las heridas que con tus uñas provocaste en mi espalda.
Después los dos nos metimos bajo la ducha y dejamos que el agua tibia acariciara cada célula de nuestros cuerpos, preludio de una noche de desenfreno, tomamos unas copas las llenamos con mi mejor vino y brindamos por nuestro amor un amor con espinas de las que duelen pero que van unidas a la flor más bella que existe,
Una flor llamada amor.
© CHENTE DEVESA 2011