martes, 27 de septiembre de 2011

SEGUNDO CAPITULO DE LA NOVELA,


Isabel había cursado ingeniería genética y era número uno en su materia por lo que encontró trabajo a los dos meses de acabar los estudios y yo gracias a aquel gran amor que sentía por ella pude escribir los mejores poemas de mi vida al año de casado ya había publicado dos libros que llegaron a top ventas la suerte nos sonreía y éramos la pareja más feliz del mundo, a los dos años y con tan solo veintiocho años nació nuestra hija Sara!! Una preciosa bebe de 4 kg. Preciosa era rubita con ojos verdes como su madre, el pelo claro lo saco de mi, los ojos de su mama!!


Una llorona de campeonato, durante tres meses no nos dejó dormir pero fue una bendición creció sana y fuerte, mientras Isabel fue subiendo cada día en su trabajo y un día la propusieron como directora general en el laboratorio donde trabajaba.
Isabel en su laboratorio, de directora general y yo escribiendo sin parar y ya escritor galardonado, no habían problemas económicos y nuestro amor era fuerte como una roca, yo amaba a Isabel y ella me amaba con locura no había noche que no nos lo demostrásemos.
Un día nos invitaron a una fiesta donde iban a premiar a Isabel por el descubrimiento de un gen causante de una enfermedad del sistema nervioso, mi mujer estaba pletórica nos dimos un baño hicimos el amor nos dimos una ducha y nos enfundamos nuestros mejores trajes, Sara estaba en casa de sus abuelos fue a pasar el fin de semana así nosotros podríamos disfrutar de un fin de semana solos, subimos al coche y fuimos a la fiesta pasamos una velada magnifica,
-          Soy feliz amor ¿Qué más podemos pedir? Dijo Isabel
-          Nada amor no nos falta nada, si te soy sincero teniéndote a ti lo tengo todo
-          Te quiero amor te quiero mi vida
-          ¿nos vamos? Dijo Isabel.
-          Vamos (asentí)
Nos subimos al coche y tomamos rumbo a casa justo a mitad de camino en plena curva un resplandor, era un coche que venía de cara justo en nuestro carril, no tuve tiempo a nada di un volantazo tratando de esquivarlo pero nuestro coche se salió de la carretera dando 6 vueltas de campana.
Cuando desperté en el hospital creí que habían pasado minutos, fue como cerrar y abrir los ojos pero habían pasado dos meses, dos largos y amargos meses.
-¿Isabel? Pregunte ¿Isabel? ¡Donde está mi esposa?
- lo siento señor su esposa aun está en coma abducido son muchos los daños que tiene y nos tememos que si la sacamos del coma no lo resistirá.
- o dios!! No puede ser ¿Qué paso? No recuerdo más que salir de una fiesta y dirigirnos a casa cuando un vehículo se nos echo encima. ¿Cuánto tiempo ha pasado?
Siento que ha pasado una eternidad!
-          Adolfo usted lleva dos meses en coma.
-          Por dios dos meses?
-          ¿puedo ver a mi esposa?
-          En breve podrá señor, ahora debe descansar!!
-          Descansar!!! Si llevo dos meses descansando, solo quiero ver a mi esposa, creo que no pido tanto espeto Adolfo con desespero, necesito verla!! Por favor!!
-          Está bien deme un segundo y llamo un celador para que le acompañe..

Lo siento señor su esposa no lo logro!!
-¿Qué? No puede ser!! Mi mujer está bien veníamos juntos si yo vivo ella también ha de estar viva, no sin ella no!!!
Quise gritar mi garganta estaba irritada por los tubos que había llevado durante los dos meses pero aun así de mi garganta escapo un grito desgarrador de dolor.
Isabel muerta y ni siquiera me pude despedir de ella, Dios no es posible, ¿porque me haces esto? Grite de rabia….
En cinco días más estaba en casa, mi hija trataba de consolarme y fue una gran ayuda, si no es por ella creo que hubiese atentado contra mi vida!! Sara es una niña encantadora y muy inteligente, con sus charlas me animaba pero yo soñaba con Isabel, su recuerdo me enloquecía hasta que un día un amigo me invito a salir a tomar unas copas, fuimos a un bar y allí comenzamos a charlar, pedimos un whisky al rato otro y otro hasta que acabamos borrachos como cubas.
Mi amigo Ismael había sido abandonado por su esposa y yo me había quedado viudo cuando más feliz era en la vida, la vida había dado una vuelta de noventa grados, ahora era la persona más desgraciada del mundo, me fui a casa y dormí dos días seguidos, Sara se ocupó de su comida de ir al colegio y de todo cuando desperté tenía un dolor de cabeza Horroroso no podía ni pensar pero había pasado el tiempo sin recordar a Isabel!! Aquello me resulto atractivo, beber y no recordar eso estaba bien, durante el día me dedique a escribir poemas durante la noche a beber como un cosaco, así pasaron dos años, dos larguísimos años en los que descuide a mi hija y a mi familia y solo había conseguido escribir un solo libro de poemas muy tristes además, mi hija no quería dormir en casa por lo que se fue con sus abuelos, yo me quede solo en casa por lo que aun bebía mas, un día me levante triste y arrepentido había soñado con mi esposa, esta me decía que estaba abandonando nuestro sueño de educar a nuestra hija lo mejor posible, además de que no le faltase nada, en el sueño me hizo prometer que haría algo para dejar de beber y no descuidar lo que con tanto esfuerzo nos costó construir.
Esa misma mañana busque en google un centro de desintoxicación, me puse en contacto con alcohólicos anónimos y quede para el viernes en un local donde se hacían terapias de grupo.
El viernes puntual como siempre entre en el local de alcohólicos anónimos aun no había mucha gente, me recibió Sebastián, psicólogo de la asociación me presento a los asistentes y me invito a sentarme, al rato llegaron varias personas más y dio comienzo la terapia, la primera en romper el hielo fue una señora que a causa de la soledad se echo a la bebida desde muy joven, logro dejarlo un par de veces pero al poco volvía a recaer pero la mujer obstinada en su empeño volvía y volvía intentando lograr lo que para ella según decía era lo único que la hacía feliz el segundo en presentarse fue un señor camionero que había perdido todos sus puntos de conductor. La tercera fue una joven que por su aspecto no parecía bebedora, era joven tendría pensé unos veinticinco años.
-Hola mi nombre es Ana y llevo un año bebiendo, hace una semana que deje de beber y aunque a veces tengo necesidad de hacerlo estoy aguantando por mi bebe!!
-no Ana no debes de dejarlo por tu bebe, debes de hacerlo por ti, por tu bienestar, por tu felicidad…
-a ver Adolfo ¿puedes presentarte?
- si Sebastián mi nombre es Adolfo peña y llevo dos meses sin beber..
-¿cual fue la causa de que te echases a beber Adolfo?
- perdí a mi esposa en un fatal accidente y beber es lo único que hacía que olvidase unos momentos  la necesidad de tenerla a mi lado.
- por lo que cuentas amabas mucho a tu esposa.
-si!! Era lo mejor que tenia, bueno mi hija es ahora lo más importante y por todo lo que construimos mi esposa y yo quiero dejarlo, no puedo permitir que el alcohol acabe con mi vida y con el porvenir de mi hija.
- vas bien Adolfo, vas bien solo el haber venido voluntariamente aquí dice mucho de tus ganas de recuperar tu vida, gracias amigo.
Eva me miraba embelesada, yo no entendía el porque me miraba de aquella forma, al acabar me disponía a salir cuando Ana me abordo!!
-          Te apetece tomar una coca cola oh un café?
-          Bueno ¿Por qué no?
-          Vamos aquí al lado hacen el café más exquisito que conozco.
-          Ok vamos me encanta el café!! Como buen escritor soy adicto al café.
-          ¿eres escritor?
-          Si lo soy aunque llevo tiempo sin publicar!! Pero hace un tiempo publicaba muchos libros y gane varios premios.
Mientras llegábamos al bar íbamos conversando, al llegar nos sentamos en una mesa fuera en la terraza, encendimos un cigarro y pedimos un café.
-y bien Adolfo ¿me vas a contar porque bebías?
- es largo de contar!!
- tengo tiempo! – dijo Ana.
- bueno abreviare tampoco tengo porque contarte toda mi vida
- está bien
- bueno hace ya mucho conocí una bella mujer
Me case con ella, era presidenta de un laboratorio farmacéutico y única en su profesión ella descubrió el gen causante de una enfermedad neurológica muy grave y fue galardonada con uno de los premios más importantes en el mundo farmacéutico.
Éramos muy felices, tuvimos una hija!! Sara que tiene ahora 11 años, cuando más felices éramos fue cuando Isabel recibió el premio al salir del evento tuvimos un accidente ella murió en el acto yo estuve dos meses en coma no pude ir a su funeral ni despedirme de ella, esto me marco, un día comencé a tomar unos whiskies y acabe bebiendo como un cosaco, estaba todo el día borracho, mi hija se fue a vivir con sus abuelos ya que yo casi no la atendía y mi manager casi me dejo por no escribir más que basura, al fin abrí los ojos y decidí dejar de beber,
-          Eso está muy bien yo hace muy poco que lo deje pero aun tengo tentación de tomar una copa. 
-          Mi vida no es fácil tengo algún que otro problema con el padre de mi hijo y esto me ha hecho caer en la bebida.
-          No podemos abandonarnos a la bebida debemos de salir de este abismo.
-          Tienes razón no puedo permitir que mi hijo pague los errores de sus padres estoy dispuesta a dejarlo.
-          Me parece estupendo, entre nosotros nos alentaremos y estoy seguro que en breve beber solo será un mal sueño. – Bien Ana eh de irme quede con María mi manager tenemos que aclarar unas cosas sobre mi próximo libro,
-          Está bien ¿nos veremos?
-          Claro que sí!! El próximo día aquí estaré aquí nos veremos si te parece?
-          Ok, que tengas un buen día.
-          Lo mismo digo Ana.
Cogí mi coche y me dirigí a la editorial, allí me reuní con María mi amiga y        manager, mujer que me apoyo durante los momentos más amargos de mi vida,
-          Hola Adolfo, ¿ya tienes alguna idea para tu próximo libro?
-          Si te soy sincero alguna idea tengo pero todavía no me puse a escribir, estoy en ello
-          Necesito que te pongas a trabajar ya, el publico es muy cruel igual te suben a lo más alto que de repente te olvidan y ya no vuelves a ser el mismo!! Adolfo tienes que ponerte las pilas por favor!!
-          Si!! Si!! Te juro que lo hago, dame solo unos días que aclare algunas cosas en mi vida y me pongo a ello ¿vale?
-          Ok, unos días nada mas…
Cansado regrese a casa solo deseaba oler el perfume de mi mujer, sentir su presencia y eso solo podía conseguirlo en casa.

VIVIR DURMIENDO

Vuelvo a casa
La soledad me arranca un suspiro
Te echo tanto de menos
Todo me recuerda a ti
Miro el teléfono
Esperando una llamada
Que me diga amor llego en diez minutos
Me acerco a nuestra cama
Una lágrima resbala por mi cara
Amor cuanto te amo
Me desespera tu ausencia
Me maltrata no verte
Prescindir del brillo de tus ojos
De la luz de tu mirada
De lo hermoso de tu cuerpo
Hace que mis días sean eternos

Solo vivo cuando duermo
Cuando sueño
Entonces te cubro de besos
Me regocijo al tenerte en mis brazos
Haciendo el amor como dos fieras
Sedientas de amor
Solo entonces la luz de tu mirada
Me arranca un suspiro
Esta vez de amor
Y es que por amarte tanto
Solo vivo en sueños
Cuando despierto
Estoy muerto.