lunes, 28 de mayo de 2012

¡HERIDO!



Reposando en tu almohada
me perdí en tu mirada,
es mi perdición recordarte,
son tus ojos mi posada,
me acuesto al cobijo de tus alas,
muero reposando en tu cuerpo,
prisionero de tus besos
atrapado entre sueños.

¡Dios! sálvame.

¡Herido!
Mi corazón sangra,
ya nada puedo hacer
muerto de amor,
perdido estoy.

No me retires tus alas
quiero reposar por siempre
bajo el cobijo de tu almohada.