lunes, 18 de junio de 2012

UNA PUERTA A NUEVOS TIEMPOS

Mi cansado cuerpo no obedece
por mas que le imploro
que se llene del frescor de tu aliento
el se empecina en seguir somnoliento
y es que yo lo comprendo,
es demasiado el tiempo
en que vive sufriendo,
quizá si tu hablas con el
escuche mis lamentos
y abra las puertas a nuevos tiempos.