sábado, 12 de octubre de 2013

SILBA EL VIENTO



Pasa el tiempo y en este largo camino
silba el viento, rozándome el rostro
pasa atrevido, mientras ¡yo!
ausente espero,
acongojado y muerto de miedo
pensando: ¿Qué será de mí
sin tu aliento?

Y es que quiero darte todo
pero no puedo,
mi alma es rica,
mi espíritu aventurero.
 ¡Pero!
 ¿Qué pasa con mi cuerpo?
seguirá acongojado y muerto de miedo,
porque el tiempo pasa
y sigo junto a él  atrapado,
mientras silba el viento.