jueves, 1 de marzo de 2012

UN DIA FRIO DE NOVIEMBRE



¡Tu! que te acerca cada día
un poco más,
¡tu! que buscas mi soledad
para envolverme en tu triste manto negro.

Mi alma suspira
y busca la cordura,
saberse libre de torturas
y sentirse libre de amarguras.

¡Tu! manto tortuoso
aleja tu ala,
cubre a otro que no sienta
las ganas que yo siento
de sentirme feliz.

¡Tu! negro aparejo,
cortante reflejo
oscuro y tenebroso
aparta de mí ese filo
tortuoso.

No me busques más,
no quiero ver despuntar
tu fino filo cortante
segador de libertades.

¡Tu! manto tortuoso,
aleja de mí el llanto,
devuélveme la vida
regalo que dios
me dio un día frio de noviembre.