sábado, 30 de julio de 2011

UNA TARDE DE VERANO




Es muy tarde y no puedo dormir ha sido un duro día para mi, ayer fui a tomar una copa con los amigos y mi novia a un bar de la playa, al entrar me fije en que el turismo lejos de temer la crisis habían venido como todos los años a relajarse a este paraíso de montañas majestuosas y playas vírgenes.
Esto es un lugar de ensueño montañas coronadas por el cráter de un volcán con su pico siempre nevado tanto en verano como en invierno y la playa justo a pie de la montaña el pueblo está justo en la falda de la montaña la cual forma un precioso valle lleno de vegetación.
El año pasado apenas vino gente y los hosteleros casi tuvieron que cerrar sus negocios por la falta de clientela, este año no ha sido así, por todos lados está repleto de gente, dicen que los hoteles están al 100%.
Mis amigos me pidieron que les acompañase y así lo hice…
Llame a mi novia Rosana y salimos a tomar unas copas.
Nos vimos en el lugar acordado un bar donde ponen buena música y siempre está repleto de gente, hay una gran terraza que da a la playa,
Al entrar vi una familia con cuatro niños los cuatro alborotados y divertidos machacando a su padre, subiéndole al cuello y haciendo toda clase de peripecias, estaban situados en la barra del bar, las mesas estaban llenas, no cabía un alfiler, salimos a la terraza y bingo!!! Allí había una sola mesa, suficiente para mis cuatro amigos mi novia y yo, mi amigo Manuel pidió una ronda de cervezas, brindamos por nuestra amistad
José levanto la cerveza y brindo por Rosana y por mí pues en un mes estaríamos casados y nos bebimos de un trago la fría cerveza.
Yo me levante y me dirigí al baño al pasar por la barra pedí otra ronda, al llegar a la puerta del baño vi a un hombre joven era forastero pero no sé de donde, el joven sudaba a mares,
Mucho calor… le dije!!
El hombre me miro pero no contesto….
Llevaba una mochila verde sujeta fuertemente entre sus brazos… me dije este lleva dinero y teme que le robe!!!
Al salir me lave y el hombre seguía allí, esta vez temblaba,
Le pregunte ¿está usted bien?
Me miro y asintió sin decir una sola palabra me dije… que tipo más raro, no preste más atención y Salí de allí, regrese con mis amigos.
Me dispuse a beberme mi cerveza cuando de pronto, una fuerte explosión dejo todo negro, la deflagración nos tiro unos metros para atrás,
Todo estaba en llamas
Mis oídos parecían que iban a reventar por unos minutos, había quedado todo en silencio solo podía escuchar un pitido pareció que el tiempo se había parado por unos segundos creo que me desmaye un momento, al poco abrí los ojos y pude ver gente saliendo del bar salían dando tumbos algunos ensangrentados y con algún miembro amputado, escuche un niño llorando mama!!! mama !!decía, papa está muerto, entre corriendo y allí tirado en el suelo estaba el hombre su pierna derecha había sido arrancada de cuajo y su cabeza abierta como si de una sandia golpeada se tratara, la madre estaba inerte con la mirada perdida no pude ver a los otros niños, Salí y me asegure de que Rosana y mis amigos estaban bien, saque a Rosana de aquel infierno la deje en la playa junto a mis amigos ellos apenas tenían unos rasguños causados por la onda expansiva pero nada mas
Decenas de personas corrían despavoridas de un lado a otro sin saber bien dónde meterse, yo que me había sacado el titulo de socorrista me vi en mi deber de ayudar a los heridos, por lo que me arme de valor y entre de nuevo al bar, mientras mis amigos me gritaban que no entrara que aquello podía estar repleto de gas y podía explotar, no les hice caso la imagen de aquel hombre y sus hijos me había tocado el corazón, entre! Aquello era espeluznante, había vísceras por todas partes, extremidades por todos lados por Dios aquello era terrorífico olía a azufre, sangre y carne quemada, la gente que había sobrevivido gritaba y lloraba ayude a un hombre que le faltaba el brazo, le hice un torniquete y le ayude a salir, volví de nuevo adentro, no se podía respirar!! Entonces vi a uno de los niños tendido en el suelo comprobé su pulso, era débil pero aun respiraba, le reanime y cuando recupero la consciencia lo agarre en brazos y recogí a su madre como pude ayudándolos a salir, la madre no podía ver la fuerte explosión le había quemado la retina.
Afuera se podía escuchar las sirenas de la policía y ambulancias, me dispuse a volver a entrar cuando de pronto otra terrible explosión me lanzo de una forma bestial al menos diez metros hacia atrás, aterrice sobre un montón de hierros sentí un terrible pinchazo en mi costado izquierdo mire y vi que una barra de hierro me había traspasado quise sacarla pero no pude, Rosana corrió hacia mí!!
Santi!! Santy!! Por Dios!! Gritó yo no pude contestar sentí una angustia tremenda y como si la vida se me escapase fui perdiendo la consciencia.
Desperté en un quirófano frio y con olor a lejía
Mire de nuevo a mi costado y allí estaba todavía la barra, un medico se me acerco me dijo ha sido usted muy valiente gracias a usted una madre y sus dos hijos salvaron la vida, si no llega a entrar la segunda explosión los hubiera enterrado junto a toda la gente que había en el edificio, ¿se derrumbo todo? Pregunte, si!! Cayo todo el edificio a causa del escape de gas!!
Hice una mueca de dolor!! Tranquilo por suerte la barra no toco ningún órgano vital, lo hemos trasladado hasta aquí para poder sacarla con el mínimo daño, ahora lo vamos a dormir y en breve estará en su habitación junto a su novia y su familia, de pronto otro médico se acerco y con una jeringuilla añadió algo al gotero, cuente hacia atrás desde diez, 10, 9,8,7,6…… quede dormido en el acto,
Al momento y como si apenas hubiesen pasado unos segundos, me desperté en una habitación del hospital
Rosana estaba a mi lado mis padres al otro lado
Me sentía aturdido y dolorido lo que acababa de pasar había sido atroz jamás se me borraría de la memoria, de eso estaba seguro, al poco de abrir los ojos los niños y la mujer que había sacado de aquel infierno vinieron a verme el niño mayor se acerco a mí  y me dio un beso, el pequeño se agarraba a su madre y esta se acerco con los ojos vendados,  puso sus manos en mi cara y dijo, es usted un ángel, me dio un beso y dándome de nuevo las gracias se fueron.
Mis ojos se inundaron de lagrimas la mujer había quedado sola con dos niños que criar y educar, que difícil vida Dios, pensé!!
Llegaron a este paraíso de sol y playa a relajarse de un duro año y encontraron la muerte a manos de un cobarde terrorista que dejo aquella mochila sin pensar en que allí había un montón de gente inocente que no buscaba más que descansar y desahogar problemas de la vida cotidiana, aquel hombre soltó su mochila y salió corriendo nadie sabe quién es ni donde esta, pero confió en que
Dios aunque lo perdone sabrá que hacer con esa persona yo no juzgare, no soy quien ¡! Pero sé que Dios hará que pague este acto tan vil.
Dios con su compasión hará que nuestras vidas vuelvan a ser casi como antes aunque esto jamás ninguno de nosotros podrá volver a ser el mismo,
Ojala estas barbaries acaben y podamos vivir en paz y armonía en este mundo en el que todos deberíamos sentirnos como hermanos.
® Chente Devesa 28/07/2011